Una carpa inviolable: el arma secreta de Obama para protegerse de los espías

noviembre 12, 2013 § 2 comentarios

Se instala en los hoteles cuando viaja al exterior. Allí ingresa para eludir posibles cámaras de videos o micrófonos.

Cuando el presidente Barack Obama viaja al extranjero, su personal empaca libros de instrucciones, regalos para los dignatarios extranjeros y algo que se relaciona más con el salir de campamento que con la diplomacia: una carpa.

Aun cuando Obama viaje a países aliados, sus asistentes rápidamente arman una carpa de seguridad –con paredes impenetrables y dispositivos de ruido en su interior– en una habitación de hotel cercana a su suite. Cuando el presidente tiene que leer un documento confidencial o mantener una conversación sensible, entra a la carpa para protegerse de las cámaras de video secretas y los dispositivos de escucha.

Los agentes de seguridad de los Estados Unidos exigen que sus jefes –no sólo el presidente sino también los miembros del Congreso, los diplomáticos, los funcionarios y los militares– tomen esas precauciones cuando viajan al exterior porque en general se reconoce que los anfitriones a menudo no tienen reparos en espiar a sus invitados.

EE.UU. ha recibido duras críticas en las últimas semanas por las revelaciones de que la Agencia Nacional de Seguridad escuchó las conversaciones privadas de dirigentes aliados como la canciller de Alemania Angela Merkel. Un panel creado por Obama en agosto para revisar esa práctica, entre otras cosas, tiene previsto presentar un informe preliminar esta semana y el informe final a mediados del mes que viene. Pero los funcionarios estadounidenses suponen –y pueden presentar pruebas– de que reciben el mismo tratamiento cuando viajan al extranjero, incluso de parte de aliados de la Unión Europea.

“Dondequiera que estemos, hoy día estamos en la mira”, dijo R. James Woolsey Jr., director de inteligencia central durante el gobierno de Clinton. “A dondequiera que vayamos, países como China, Rusia y gran parte del mundo árabe tratan de espiarnos, de modo que uno debe pensar en eso y tomar todas las precauciones posibles”.

En un viaje a América Latina en 2011, por ejemplo, una foto de la Casa Blanca mostraba a Obama hablando desde una carpa de seguridad en la suite de un hotel de Río de Janeiro con Hillary Rodham Clinton, entonces secretaria de Estado, y Robert M. Gates, secretario de Defensa de aquel momento, sobre la guerra aérea contra Libia que se había lanzado el día anterior. Otra foto, tomada tres días después en San Salvador, lo mostraba consultando a sus asesores sobre el ataque desde la carpa.

Los portavoces del Departamento de Estado, la CIA y el Consejo de Seguridad Nacional no accedieron a dar detalles de las medidas que toma el gobierno para proteger a los funcionarios en el extranjero. Pero más de una docena de funcionarios y ex funcionarios, la mayoría de los cuales hablaron de forma anónima, describieron algunas de esas medidas en entrevistas.

Estas van desde advertir a los funcionarios que viajan al exterior que deben suponer que cada cosa que digan y hagan está bajo vigilancia y pedirles que revisen sus celulares en busca de dispositivos de escucha después de visitar oficinas del gobierno, a equipar la limusina del presidente, que siempre viaja con él, para que las conversaciones privadas sean privadas. Obama lleva un BlackBerry especialmente encriptado.

También se adoptan contramedidas en suelo estadounidense. Cuando los secretarios del gabinete y los altos funcionarios de seguridad nacional asumen su cargo, el gobierno equipa sus casas con habitaciones seguras especiales para conversaciones y uso de computadoras ultrasecretos.

Se revisten con láminas de metal y se aíslan acústicamente. Se recomienda una habitación interior, preferiblemente sin ventanas.

No se sabe con certeza cuándo los funcionarios estadounidenses empezaron a usar las carpas al viajar. Según varios ex funcionarios, George J. Tenet, director de la CIA de 1997 a 2004, fue uno de los primeros funcionarios en utilizarlas habitualmente.

“Clinton y la Casa Blanca lo usaban en Oriente Medio”, dijo un ex alto funcionario de inteligencia que trabajó directamente con Tenet. El funcionario señaló que la CIA insistía en que Tenet en particular usara la carpa en Israel porque este país tiene algunos de los software más avanzados para espiar. “Nos preocupábamos especialmente cuando nuestros anfitriones israelíes querían reservarnos habitaciones en el King David”, explicó el funcionario, refiriéndose a uno de los hoteles más conocidos de Jerusalén.

Muchas de las medidas que se toman en los viajes al extranjero están sólo dirigidas a los funcionarios de más alto rango porque son costosas y de difícil implementación. En lugar de la carpa, los funcionarios de menor rango pueden acabar utilizando estructuras más pequeñas que parecen cabinas telefónicas.

En definitiva, se apunta a usar el sentido común: “Operamos con conciencia de que todo lo que hagamos con un celular o un BlackBerry probablemente sea leído por alguien, o por muchos, en algún lugar”, reveló un diplomático estadounidense.

Fuentes: Univision Noticias y Clarín

§ 2 respuestas a Una carpa inviolable: el arma secreta de Obama para protegerse de los espías

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Una carpa inviolable: el arma secreta de Obama para protegerse de los espías en Seguridad Informática.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: