El escándalo Vatileaks está lejos de agotarse

mayo 28, 2012 § Deja un comentario

La Justicia interrogó a Paolo Gabriele, el mayordomo de Benedicto XVI, acusado de haber entregado los documentos reservados a la prensa. El detenido era el asistente personal del Papa, e integraba la “familia pontificia”. L’Osservatore Romano habla de los “lobos” que rodean al Pontífice y especula sobre su renuncia.

CIUDAD DEL VATICANO/ROMA.- Los tradicionalmente sólidos cimientos del Vaticano están siendo sacudidos hasta su estructura íntima por el escándalo de filtraciones de documentación secreta que debía estar en único poder del papa Benedicto XVI.

El Vatileaks, como lo llamó la propia Santa Sede a las indiscreciones que llegaron a la prensa en los últimos meses, y que han motivado incluso un libro, está lejos de agotarse aunque se haya detenido a quien fue oficialmente identificado como el principal responsable del robo y difusión de los papeles: nada más y nada menos que el mayordomo privado del Papa, Paolo Gabriele, una de las pocas personas con acceso al dormitorio del pontífice y que manejaba un llavero con el que podía abrir todas las cerraduras (ver “El hombre…”).

El Vaticano confirmó ayer que ha presentado una denuncia formal contra Gabriele, como sospechoso de filtrar a la prensa los documentos reservados de la Santa Sede. El caso está a cargo del juez de instrucción local, Piero Antonio Bonnet, dijo ayer el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, quien señaló que permanecerá en prisión preventiva. Como el empleado vive en el Vaticano con su familia, es la Justicia del Estado pontificio la encargada de juzgarlo.

A partir de este reconocimiento, se multiplicaron las imágenes del empleado detenido con el Papa, a quien acompañó en múltiples viajes, actividades y recorridos (en el Papamóvil, sirviéndole bebida en una comida o sosteniéndole un paraguas, entre otras escenas), con lo que demuestra su cercanía.

El sitio español en Internet, Religión Digital, describió sus funciones cotidianas. “Como era uno de los pocos laicos con acceso a las habitaciones donde duerme y trabaja Joseph Ratzinger, era considerado un privilegiado. Y con razón. Estaba todo el día cerca del pontífice, de los archivos y del mismo escritorio del Papa. Comenzaba muy temprano, a las seis, cuando como su camarero ayudaba al anciano Benedicto XVI a vestirse y lo acompañaba hasta la capilla papal donde celebra la misa ante la “familia pontificia” (una institución oficial) y algunos elegidos, siempre con la misma cara casi inexpresiva, de servidor devoto”, detalló.

En esa publicación, se afirmó que el fiscal vaticano, Nicolas Picardi, interrogó largamente a un Gabriele que lucía abatido y se justificaba por lo actuado. En su departamento, allanado por la Gendarmería, se encontraron algunos documentos oficiales robados, lo que complicó aún más su situación. Sin embargo, la prensa italiana se pregunta si se trata sólo de un “chivo expiatorio”.

Garantías
Las investigaciones llevarán su tiempo, advirtió Lombardi, porque además del Vatileaks hay otras cuestiones que deben ser analizadas, aunque no dio más detalles. El vocero aseveró que Gabriele recibirá todas las garantías que otorga la Justicia y el Código Penal local. “El acusado ha nombrado dos abogados de su confianza y ha tenido oportunidad de reunirse con ellos”, explicó.

Las publicaciones periodísticas de cartas personales, documentos, notas y demás escritos abarca un amplio conjunto de cuestiones delicadas para la Iglesia (ver “Temas sensibles”), desde denuncias de prácticas sexuales del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi o del sacerdote mexicano Marcial Maciel (creador de los Legionarios de Cristo) hasta casos de corrupción interna.

Los medios italianos atribuyeron la obtención de los papeles a una lucha de poder en el seno de la curia. El propio diario del Vaticano, L’Osservatore Romano, describió a Benedicto XVI como un anciano de 85 años, solo y enfermo. “(Es) un pastor rodeado por lobos”, escribió, al referirse a una facción del clero que lo acecha, y hasta se abrieron especulaciones sobre un paso al costado del Papa, con su renuncia al cargo.

La Santa Sede se enfrenta también al libro “Su Santidad. Las cartas secretas de Benedicto XVI”, del periodista italiano especializado en corrupción en el Vaticano, Gianluigi Nuzzi, quien

aseguró que sus fuentes informativas actúan por convicción y que ni él ni el editor les dio dinero a cambio de información.

Hace un mes, Benedicto XVI creó una comisión formada por tres cardenales (Julián Herranz, Josef Tomko y Salvatore De Giorgi) para investigar la fuga de papeles. En el ámbito de la Curia Romana, se mencionaba como “cuervos” a los responsables de la filtración.

Fuente: La Gaceta

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El escándalo Vatileaks está lejos de agotarse en Seguridad Informática.

Meta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 114 seguidores

%d personas les gusta esto: